Etiquetas: ,

¿No gusta cooperar? (¡No, No Estoy Pidiendo Dinero!)

Cuando estaba en quinto de primaria, iba a veces a la casa de una amiga que tenía un vecino que vendía unas tostadas riquísimas. Como es costumbre, tenía un montón de salsas, limón, sal y chile en polvo para preparar las tostadas al gusto. Y al lado de estos ingredientes, tenía una de aquellas cajitas de cartón armables de las que te dan en los colegios religiosos para "cooperar para las misiones". Como buena alumna de colegio de monjas, arrojé un par de moneditas, pensando en los pobrecitos niños de Africa que pasan los días sin tener apenas que comer. Demasiado tarde ví la cabeza de mi amiga agitándose en un silencioso "¡No, no, no!", que pronto fue sustituído por una sonrisa incómoda. "¡No le hubieras dado nada!" me dijo, cuando llegamos a su casa. "Lleva meses con esa cajita, dijo en su colegio que se le había perdido, para que le dieran otra. Y esta la tiene ahí, para ver quien le da dinero, y quedárselo todo".
 
En general, no me gusta que me pidan limosna. ¡Díscola! Pues no, lo que pasa es que a pesar de que pienso que dar con verdaderas ganas te deja una sensación maravillosa, y que creo que deberíamos hacer más por los menos afortunados, no me gusta la situación incómoda, ni la obligación, ni estar entre la espada y la pared. El redondeo me parece una canallada, ya que aunque tiene un buen propósito, se aprovecha, a mi parecer, de la dificultad de mucha gente para decir que no (huelga decir que no es mi caso: cuando no quiero donar, les digo que no, con tremenda soltura).
 
 
Otro que me cayó gordísimo, fue uno de esos "limpiavidrios" que siempre estaba en un crucero donde yo pasaba todos los días al salir del trabajo. Un día me sentí generosa y le ofrecí un cigarro (eh, para mis estándares eso es MUY generosa), que aceptó. Pues al día siguiente, ya ni le pensó, saltó sobre el cofre de mi carro, y cuando le dije que no (¡oye, pues si le acababa de dar ayer!), empezó a hacer señas como que chupaba y a decir "¡un cigarriiiiiito, dama!" con voz labiosa, y la verdad más bien inquietante. Le dije que no traía, y me fui. Creo que le di otro esa semana y ya, pero cuando, ya ni limpió el carro, empezó nada más a gesticular como si fumara el cigarro imaginario que llevaba en las manos, con ojos semicerrados, y a rogar por otro cigarro... y seguidos por otros compinches (y un par de chiquillos que no creo que llegaran ni a los quince) que también querían fumar gratis, ahí sí ya le dije algo como "¡Oiga, pues a cuánto me va a salir, no voy a estar comprando cigarros para que se los fume usted!" Y me di cuenta que para la gente conchuda, uno (de lo que sea, nunca es suficiente).
 
De la conchudez hablaré mas tarde, que de esos sujetos podría hacer colección.
 
En otra ocasión me contaron que una señora llegó a la casa de una amiga de la familia a pedir "una ayuda" porque no tenía para pagar el autobús de regreso a San Luis, que porque su esposo estaba muy grave en el hospital, y ella tenía que ir y regresar, y quién sabe qué más. La persona de la casa se compadeció y le ofreció algo de dinero (y algo de comida, que la señora no aceptó). Pasaron semanas, y mi amiga se olvidó de la señora... hasta que la vio llegar con la misma triste historia a la casa de otra persona, todo con la misma urgencia, y para hoy.
 
Creo que son este tipo de personas las que han influido en mis pocas ganas de dar cuando me lo piden. Pero ahora me gustaría hablar de cómo sí me gusta dar: No tengo problema con darles a las personas que se ofrecen a hacerte un trabajo útil, como de carpintería, o a barrer la cochera. Una vez incluso vi un señor malbaratando unos dibujos muy bien hechos con tal de conseguir algo de dinero. No tengo tanto problema con los que piden pasivamente, porque muchas veces se trata de personas enfermas o incapacitadas (si se quieren pasar de listas, igual me caerían gordas si me diera cuenta). No tengo problemas con los banners de Jimmy Wales, y de hecho me parece que no tengo pena, por no haber cooperado aún a la Wikipedia, que muchos usamos gratis todos los días, sin comerciales, sin banners molestos (¡Sácale el moco a tres narices y gana un iPad!) ni anuncios ruidosos (Oh my goooosh! Nooo waaaaay!).
 
Y por último, creo que dar es importante. Resumiendo todo lo de arriba, me gusta dar, pero no cuando me presionan ni a gente que se quiere pasar de lista. Y es una gran satisfacción: he visto a muchas personas que han tenido familiares en Terapia Intensiva en el IMSS regresar a ofrecer comidas a familiares de pacientes, que muchas veces duermen afuera del hospital sobre cajas de cartón desarmadas, porque no tienen para pagar un lugar dónde quedarse, y salen conmovidos porque hay gente que hasta llora de agradecimiento. Y todos hemos sabido de los asilos de ancianos donde se agradece no solamente lo material, también el tiempo dedicado.
 
Dar es una satisfacción. Sería grandioso que viniera de nosotros para que menos gente tuviera que pedirlo, y que los que lo piden, aprecien la generosidad ajena y no se "pasen de lanza".
 
Aquí dejo mi link de PayPal para las personas que quieran donar... ¡Nah, es broma!
 

1 comentarios
Etiquetas: , , ,

Trivia Musical (Para los Sin Quehacer)

¡Regresa la primera (que así se dice, y no "la primer") Trivia Musical Para Los Sin Quehacer! Aunque no lo parezca, ya hace más de un año de su creación. Pronto habrá más de estas.
Se trata de adivinar quién cantó diciendo eso en alguna de sus canciones. Se puede decir el nombre del cantante, del grupo, de la persona que canta esa canción aunque sea parte de un grupo, o si es famoso, del compositor.

1. ¿Quién extraña a su cartucho de nitroglicerina?
2. ¿Quién se divierte en un bungalow colgado de un risco?
3. ¿Quién no detecta otra huella en tu corazon?
4. ¿Quién te desea suerte aunque ya no vuelva a verte?
5. ¿Quién siente a veces temor y a veces vergüenza?
6. ¿Quién piensa que si en el mundo hay tanta gente diferente una de esas tantas gentes lo amará?
7. ¿Quién miró el retrovisor y la avenida era toda suya?
8. ¿Quién aunque te dijo que nunca más volvería a amarte así, quiere que vuelvas a él y te perdonará?
9. ¿Quién va a buscar el hilo negro en tus piernas y el hilo blanco en tus guantes, va a pedirte tres deseos a ver si se los cumples, y va a gritar tu nombre hasta que muera?
10. ¿A quién le tocó en la estación, pero dormía sentado?
11. ¿Quién quiere un hombre, no un niño que cree que puede?
12. ¿Quién aguanta un vuelo más si se agarra de tu mano?
13. ¿Quién recuerda bien el patio de tu casa, su sitio favorito en fin de semana?
14. ¿Quién te recomienda que mejor te subas los pantalones?
15. BONUS FÁCIL: ¿A quién le urge que lo ames?

0 comentarios
Etiquetas: , ,

Guía Retro-Antológica del Perfume Baratón

Las promesas de la televisión mexicana siempre han sido tentadoras. Pero eran especialmente excitantes las ofrecidas por los fabricantes de perfumes, y algunos desodorantes. Utilizando el mismo concepto kitsch-utópico visto en los anuncios comerciales de estos productos, "embarquémonos en un mágico viaje de aromas, sensaciones y colores, a traves del mundo de las fragancias..." baratonas.




LAS VIRILES FRAGANCIAS MASCULINAS


Image and video hosting by TinyPic





BRUT

Clásico de clásicos! Las botellas de hoy en día no son como las de antes, no. Aquellas traían una "viril" placa plateada sostenida por una cadena alrededor del cuello de la botella, asemejándose así a una alhaja de padrote. En la placa, por supuesto, decía "BRUT", y el nombre mismo basta para evocar el inolvidable aroma de "la esencia del hombre", imposible de pasar por alto donde quiera que uno la encuentre. Por más años que pasen, BRUT vivirá por siempre en la memoria colectiva como ícono de los gustos poco refinados.




STEFANO

Unas notas de piano acompañaban la sensual voz de una mujer que llamaba a su hombre soñado, que si bien tenía nombre de príncipe monegasco (esto es: de Mónaco), este mismo nombre lo hacía sonar un poco... exótico. "Stefano... Stefano... Stefano!" Por si te quedaba la duda, una voz estilo Saúl Lizaso te lo restregaba al final, para que si eres mujer te prendas, y para que si eres hombre, o más bien si crees que eres hombre, te convenzas de que no eres nada comparado con lo que serías si usaras Stefano: "El Hombre".




PATRICHS
Un largo dedo femenino con una uña lacada en rojo lustroso se deslizaba seductoramente por la botella, al tiempo que te ponían al tanto de que estabas viendo el anuncio comercial de "Patrichs, para hombres que dejan huella". Esta fragancia desapareció, pero su recuerdo permanece.




AXE

A estos anuncios sí que les metían galleta. Si mal no recuerdo, en uno de ellos alguien tiraba una maleta o maletín, y algunos papeles se esparcían por el piso. Creo que también había alguno en el que aparecía una embarcación. En versiones más recientes, incluso hay argumentos más rebuscados o creativos para reflejar "el efecto Axe". Porque como bien sabemos, "la primera impresión jamás se olvida".




OTROS QUE VALE LA PENA MENCIONAR

Drakkar Noir.








LAS IRRESISTIBLES FRAGANCIAS FEMENINAS


Image and video hosting by TinyPic



BAGATELLE

Esta era desodorante, pero ¿a quién le importa, cuando su chillón aroma era acompañado por atrevidos anuncios que daban rienda suelta a la fantasía? En ellos, mujeres de esas que los comerciales se esfuerzan en presentarnos como que "viven su vida a tope", eran seguidas por cautivados individuos que hacían todo por acercarse a ellas. Todo esto para ilustrarte que "si te sucede algo inesperado, la culpa es de Bagatelle".


LIMARA

También era desodorante. Pero también tenía un comercial fantástico, en el que un grupo de aplicadas graduadas en toga y birrete, se despojaban de estas prendas soltando su cabello en previamente elaborados peinados de salón de belleza y revelando sensuales, femeninos y atrevidos vestidos, listas para la fiesta en una "discotheque".





TATIANA


La hoy llamada "Reina de los Niños" lanzó alguna vez su fragancia, disponible en farmacias y tiendas "de prestigio", respaldada por la fama que entonces gozaba como cantante pop, gracias a sus temas entonados con voz de niña fresa. O el perfume no era muy seductor, o Tatiana nunca se aplicó a usarlo en presencia de los mejores partidos.


IMPULSE

Este es más reciente. Pero hubo un anuncio que terminó vetado en muchos países, en el que un modelo posaba desnudo ante un grupo de dibujantes y pintores. Todo sucedía con suma tranquilidad hasta que una mujer, evidentemente bañada en el aroma de este (económico) desodorante, irrumpe en la sala, causando en el modelo desnudo un efecto que no se ve en pantalla pero que evidentemente todos los presentes notan de inmediato. En seguida lo explican todo: "los hombres no pueden evitar actuar por impulso".


OTROS QUE VALE LA PENA RECORDAR

Clyo (Tu aroma es mi recuerdo), OBAO (¿Puede un desodorante hacer que una se vea bien? Tú, ¿qué piensas?), Don Algodón (Tienes algo. Tienes don.), Giovanna.



MENCIÓN ESPECIAL

No es un perfume, pero un efecto similar a los recién descritos podía ser apreciado en la publicidad de la crema entonces aún llamada Oil Of Olay. Un atractivo joven se acerca a una guapa mujer con evidente propósito de conquistarla, diciéndole que la recuerda de la universidad. Ella le responde muy sensual y casi cínicamente: "yo era tu maestra."
"Señorita Ruiz!"
"Cooooco... Maaauri."

Owned.





2 comentarios
Etiquetas: , ,

Guía del Antojito Escolar Mexicano

Gran cantidad de padres de familia y directores de escuela repitieron incontables veces a sus hijos o alumnos que no era bueno andar comiendo "mugres" compradas afuera de la escuela. Y gran cantidad de estos hijos y alumnos ignoraron completamente tal solicitud, y disfrutaron del inolvidable sabor de los antojitos escolares.

A veces pareciera que en gran cantidad de las comidas, lo disfrutable del sabor es inversamente proporcional al valor nutricional de las mismas. He aquí una guía básica de estos antojitos encontrados afuera de los colegios y escuelas, en su mayoría tan poco nutritivos como disfrutados por todas las generaciones.




Raspados con Bacterias

Un gran trozo de hielo depositado en un carrito, sin ningún contenedor higiénico, era raspado sin piedad por un señor que procedía después a vaciar el hielo picado en un vaso, donde lo bañaba con jarabes de sabores artificiales en llamativos colores. Se disfrutaba con popote, y dependiendo de la velocidad con que el hielo se deshacía, podías quedarte con un vaso de hielo despintado en la mano, o lo mejor, un montón de pedacitos de hielo saborizado y coloreado que te dejaba los dientes temblando de emoción. Todo un clásico!




Image and video hosting by TinyPic


Yukis y Nieves Sanitariamente Cuestionables

Imposible olvidar los "yukis" o "nieve" de limón de color verde fluorescente, coronados por una espesa capa de chile en polvo, usualmente procedente de saleros en forma de barrilito. Se les acusa de causar dolor abdominal. En su versión más finolis, eran de color más bien blanquecino, y el vendedor ofrecía también helado de fresa, melon o mango, en conos "de agua", de esos blandos que son de harina más blanda que los de galleta de las neverías decentes. Pero el consentido era siempre el "yuki", servido en vasos blancos de unisel o, en su versión "económica", en vasitos azules tamaño muestra gratis, con cucharitas planas de madera. Mmm!




Paletas de Agua Puerca y Colorante

Muchos afirmaban que estas paletas, vendidas en carrito, eran elaboradas a base de agua puerca, y se cuestionaban "qué tan sucias traía las manos el señor que las hacía", algunos dando por sentado que era el mismo que empujaba el carrito. Había paletas cuadradas, con sabores de limón, tamarindo, fresa, sandía (con semillas), uva, o vainilla, de polémico color azul y que te dejaba pintados los labios y la lengua. También había paletas cilíndricas de chile y de pepino, así como los llamados "sabalitos", "bollos", o "bolis". Para darte el cambio, abrían una tapa plateada que cubría un compartimento en la superficie del carrito, donde guardaban todas las monedas. De aquí puede proceder la crítica a las manos sucias de los vendedores, aunque las paletas traían envolturas de papel o plástico. Algunas marcas conocidas eran "Adelita", "Lupita", "Koldy" y "La Reina del Pacífico".




Image and video hosting by TinyPic




El Elote Con Microbios

Desgranado o entero (altamente prohibido por los ortodoncistas), era muchas veces vendido en invierno por los que en verano vendían los Raspados Con Bacterias o los Yukis Altamente Cuestionables. Se preparaban con limón, mayonesa, crema y chile, y ya más recientemente con queso amarillo. A nadie le importaba si la crema se cortaba o no con el limón (nunca supe de nadie que afirmara haber sentido el sabor de los lácteos cortados). Si lo pedías entero, te preguntaban si lo querías tierno o macizo, y te permitían escogerlo de una palangana galvanizada de donde lo sacaban con unas pinzas como las de las panaderías para ensartarles un palito de madera en la parte de abajo.



Chicharrones y Tostadas Causantes de Gastritis
Generalmente el mismo señor ofrecía grandes chicharrones de harina, a los que les llaman "duritos", y tostadas de las de color naranja. Los chicharrones se preparaban con limón, salsa y crema, y las tostadas podían ser "sencillas", con limón, sal (también en salero de barrilito), chile en polvo y salsa, o "especiales", con lechuga o repollo, crema y frijoles. Dependiendo del vendedor, estos productos eran ofrecidos con salsa Valentina o Botanera, o salsas caseras, algunas de ellas de sabor inigualable. Los consumidores de tostadas generalmente compraban varias y se las llevaban una encima de otra en altas pilas depositadas en pedazos de papel café que acababa todo remojado y agujerado.



Fritos y Papitas Causantes de Obesidad

Podían ser los clásicos de Sabritas u otras marcas, enteros o previamente triturados con los dedos, solos o con salsa, crema, queso, chili, y a veces hasta frijoles, papitas de las que se venden por kilo, pero de las grasosas (aún no existían las deshidratadas), o fritos de los que vienen en forma de gusanos o de ruedas de carreta y se preparan en sartén, que sabían mejor justo a la mitad de su ablandamiento con crema y/o salsas diversas, y que hacían ruido al encogerse.



Otros

"Brinquitos", pastelitos como Gansitos ("pato a la orange": Gansito con naranjada) y Pingüinos, polvos de colores en popote, Ticos, pulpas y bolas de tamarindo. En la mayoría de los casos, las bebidas más populares que acompañaban a estos antojitos cuando hacía falta, eran las naranjadas y la omnipresente Coca-Cola.

Para terminar, una pregunta: ¿Qué tanto éxito tendrían estos antojitos si se vendieran afuera de las empresas?



0 comentarios

PASELE, PASELE

Pásele a la feria Regional de la Calabaza.

0 comentarios
 
Feria Regional de la Calabaza © 2012 | Designed by Canvas Art, in collaboration with Business Listings , Radio stations and Corporate Office Headquarters